miércoles, 19 de noviembre de 2014

Desatasco tuberías : Sistema de alcantarillado de la ciudad de Barcelona.

Desde sus orígenes , Barcelona dispone de sistemas de alcantarillado que han ido evolucionando al ritmo de la ciudad.

Las primeras construcciones se remontan a la época romana. Pera el actual alcantarillado es en su parte , fruto del trabajo de ingeniería.

Las ciudades intervienen de manera decisiva en el ciclo natural del agua. El sistema de alcantarillado de Barcelona da respuesta a la necesidad de protección medioambiental :los ríos Llobregat y Besós y el Mar Mediterráneo.

El objetivo es reducir y controlar los vertidos del alcantarillado al  medio receptor.

Diariamente 500.000 m³ de aguas residuales generadas por habitantes, establecimientos comerciales e industriales circulan por el alcantarillado de Barcelona.

Estos residuos son conducidos, a través de los albañales, desde el lugar de origen, los edificios, hasta la red de alcantarillado, en el subsuelo. Las aguas se introducen en la red en un tramo que puede ser de diferente sección según su ubicación. Los colectores, ramales de mayor diámetro y recorrido directo con gran capacidad de volumen, recogen las aguas de la red secundaria y las dirigen a los interceptores. En este recorrido las aguas residuales deben salvar pendientes pronunciadas y algunos obstáculos. En la cabecera de la red se encuentran abundantes saltos de agua, que se emplean para reducir la pendiente, distribuir el caudal, disipar la energía del agua y reducir la velocidad de la corriente. Los obstáculos se superan mediante sifones, que pueden ser de hasta 100 m de longitud.


Los interceptores están situados al final de la red de alcantarillado. Situados en un nivel inferior al resto del alcantarillado captan o interceptan `de ahí su nombre´ las aguas residuales al final de su recorrido antes de ser vertidas y las transportan hacia la estación depuradora. Su capacidad está calculada para el volumen diario de aguas residuales producido.

El alcantarillado de Barcelona se divide en dos grandes cuencas, la cuenca del Llobregat (25% del caudal) y la cuenca del Besós (75%). Existe además una pequeña cuenca en la parte norte, de sistema separativo, que vierte sus residuos a una planta depuradora situada en Les Planes de Vallvidrera. Cada cuenca traslada finalmente a través de sus propios interceptores las aguas residuales a la Planta Depuradora del Besós y a la Planta Depuradora del Llobregat respectivamente. En la depuradora se procede a la eliminación de los contaminantes del agua. Posteriormente, ésta es evacuada al mar alejada de la costa a través de una conducción submarina.







No hay comentarios:

Publicar un comentario